Cómo saber si mi negocio online necesita un Community Manager

Cómo saber si mi negocio online necesita un Community Manager

Todo el mundo habla de Facebook y de Twitter como herramienta de ventas. De vender por Instagram. De tener presencia en Snapchat. En resumen, de tener un perfil comercial en el circuito de las grandes redes sociales. Y con el paso de los meses pareciera que este año 2017 será el año donde se consolide la idea de que “una empresa seria” tiene que tener perfiles en las redes sociales. Bueno, pues vamos a ver si esto es cierto, cuánto cuesta y sobre todo, si vale la pena tener un community manager en España. Para saber si necesitamos un community manager (CM) trabajaremos con un sencillo proceso de descarte con el que evalúo a las empresas que asesoro. Comencemos.

Paso 1: 

La realidad es que para vender online requiere tres cosas: Una plataforma de ventas por Internet un producto (y una empresa registrada para vender online) y por último, un canal de promoción y comunicación con el cliente. Es allí donde entran las redes sociales, que pueden ser entendidas como mecanismo de branding o como mecanismo de ventas. Si las vas a usar como mecanismo de branding, siempre que puedas permitirte pagar un CM, contrata uno. Si las vas a usar como mecanismo de ventas el contratar un CM y lanzar campañas tiene un costo. Las ventas deben superar ese costo.

Tareas del community manager

 

Paso 2: ¿Y en mi negocio sirve?

Por su capacidad de viralización, por su uso masivo, por su velocidad y por el hecho de que se está alcanzando una especie de estandarización del discurso con un lenguaje común a todo el orbe (memes, interacciones etc) las redes sociales se han convertido en el medio de comunicación masivo más eficiente y económico de la historia de la humanidad. Esto no es ni exageración ni falacia. Por tanto, sin importar su línea de negocio, las redes sociales siempre sirven. Da lo mismo si usted tiene una charcutería que si posee un mayorista de zapatillas deportivas. Tener presencia, bien cuidada, en las redes sociales es siempre positivo. Pero la realidad es que para algunas empresas o líneas de negocio termina siendo más rentable tener redes sociales que para otras. Vamos a poner la lista de empresas que pueden beneficiarse más de las redes sociales.

  • Minoristas de ropa
  • Minoristas de artículos electrónicos
  • Empresas que proveen productos online o servicios online
  • Empresas que provee servicios de logística o paquetería
  • Empresas de venta de objetos de segunda mano
  • Consultorías
  • Abogados
  • Tiendas de artículos del hogar y deportivos

Actualmente en España estas son las actividades que están consiguiendo más beneficios o ventas online. Por el contrario se encuentran los restaurantes, constructoras y mueblerías. Y sin embargo, por increíble que parezca, estas tres ramas tienen miles de perfiles en Facebook y Twitter. Lo cual es un error.

Usted se puede beneficiar más de tener redes sociales si su producto o servicio es digital. O si la Atención al Cliente (ATC) la puede canalizar con facilidad, porque sean paquetes de servicios/productos pre-hechos o autocontenidos. Pero si vende productos de lujo o que requieran uso especializado no puede realizar la ATC por redes sociales, pues la plataforma de la “mensajería” en la mayoría de las redes sociales no es ni lo suficientemente potente, ni probablemente permita una integración coherente con sus bases de datos.

Por el contrario si distribuye por catálogo (digital obviamente) y/o si usted provee cualquier tipo de paquete, servicios o producto completo. Es decir, que sea de uso general y cabal aceptación, la red social es una plataforma ideal. Si usted está vendiendo algo novedoso, complejo de entender o de difícil utilización, use las redes para branding no para vender.

Paso 3: Las Campañas

En un solo minuto de internet, Facebook registra más de 700.000 inicios de sesión, se crean 500 nuevas cuentas, 3 millones de elementos son compartidos como posts, se envían 150.000 mensajes y se produce un número cercano a los 15 millones de interacciones. El volumen de información es inconmensurable. Y esto sucede a menor escala pero con igual grado en Twitter, Instagram, Snapchat y demás plataformas sociales. El internet es hoy en día un océano de datos donde se transmiten 639.000 gigabytes por minuto. En esa piscina global de información, si usted no realiza unas publicaciones verdaderamente excepcionales, sus posts serán como gotas en un río: imperceptibles.

Necesitará postear mucho, con calidad y apoyándose en campañas pagas en redes como Facebook y Twitter si quiere ver resultados.

Por eso no cualquiera puede llevar redes sociales. Es un oficio, un arte en sí mismo, y requiere de estudios y dedicación de parte del que intenta ser un CM a múltiples niveles. Un CM debe entender los sistemas de subasta para la compra de espacios publicitarios online, un community manager debe entender que cosas están “en tendencia” y mostrar un olfato básico sobre cómo “viralizar” contenidos. Un CM tiene que ser lo suficientemente rápido como para poder contener haters y trolls y otras bestias del internet. Pero lo más importante es que un CM tiene que dar la cara y ser responsable de cumplir con los objetivos que se trazan con el cliente o con la organización.

No pretenda ser usted mismo su propio CM. Si posee los recursos económicos ni la voluntad de comprometerse a tiempo completo con las redes sociales, es preferible que no tenga perfiles abierto. No importa lo que le digan amigos y familiares. ¿Sabes que es peor que no tener una red social? Tener una red social MAL administrada.

Vía. shopify

Comparte y comenta en tus redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Comentarios

comentarios